TALLERES RUERA, nace en 1954 de la mano de Mauel Ruera sénior
en la c/ Portolá en la zona alta de Barcelona, un lugar estratégico
para un nuevo taller de mecánica para todos los coches.

Desde allí, Ruera se situaba cerca de “una gran parque móvil” de
barceloneses a quién dar servicio. Las marcas eran las típicas de la
época, españolas, inglesas, francesas, alemanas e italianas, compitiendo con los concesionarios tanto a nivel de precio, rapidez y calidad, esta filosofía de taller ha permitido a Talleres Ruera, dar servicio hasta tres generaciones de
clientes.
taller 2.jpeg

Manel Ruera

Ana.jpeg

Ana Ruera

TALLERES RUERA, fiel a su filosofía de servicio (cliente satisfecho) se trasladó a la c/ Ríos Rosas. En aquella época un jovencísimo Ruera júnior, alternaba su aprendizaje matutino junto a Ruera sénior con sus estudios de Maestro Industrial Mecánico, para dar un fuerte apoyo a TALLERES RUERA en las incipientes tecnologías electrónicas, que empezaban a incorporar algunos fabricantes. En Rios Rosas, Talleres Ruera  coincidió con uno de los primeros (J.P.) compra/ventas de coches de alta gama de Barcelona a quién le dio servicio durante mucho tiempo, R.R., Bentley, Mercedes, BMW, Lamborghini, Ferrari, DeTomaso, en mecánica rápida y puestas a punto, dado el alto grado de oficio de TALLERES RUERA. En esa época el vocabulario “restauración de coches clásicos” hacía su aparición
Después de un paso por la c/ Buscarons y ya de la mano de Ruera Soriano (hijo) TALLERES RUERA , se instala en Teodora Lamadrid, 18, fiel a su estrategia iniciada en 1954, siendo ya ahora un servicio completo dedicado a restaurar coches clásicos, integrando mecánica, electricidad, tapicería, plancha y pintura
Esa evolución de TALLERES RUERA, también ha sido la misma que sus partnes en tapicería, plancha y pintura, pues las nuevas tecnologías, exigen un alto grado de especialización, siendo TALLERES RUERA, quién marca las directrices en esos aspectos, para seguir manteniendo a sus clientes satisfechos, filosofía iniciada en 1954 por Ruera sénior.
Dar servicio a tres generaciones de clientes, conlleva una actualización de las herramientas, algunas específicas por marca,  equilibrado de direcciones, unidad de análisis y diagnóstico de la electrónica, todo ello nos permite seguir dando servicio a los coches fabricados en la actualidad, sin perder un ápice el espíritu fundacional del SERVICIO AL CLIENTE iniciado en 1954.
foto 7.jpeg

Léo Brun